Blockchain en educación

Hasta aproximadamente el año 2009, la información y datos que estaban en la red se agrupaban en una base que administraba una empresa o individuo. Por lo tanto, el propietario de una base de datos era una sola entidad. Desde hace unos años, ha nacido una nueva forma de estructurar los datos, el Blockchain (cadena de bloques). A través de esta nueva estructura, la información se agrupa en bloques y se distribuye entre varios participantes. Por lo tanto, son muchos los usuarios que participan en la red y guardan una copia de la base de datos. Muchos usuarios tienen la información o datos, por lo tanto es imposible modificar la base de datos.

Esta tecnología se ha empezado a aplicar en ámbitos donde es necesario realizar transferencias de valor entre dos o mas partes en un entrono no seguro y sin intermediaros. Por ejemplo, para realizar unas elecciones los ciudadanos podrán introducir su voto online sin que detrás haya una empresa verificando los datos. Otro ejemplo sería para realizar transacciones monetarias entre usuarios sin haber un banco como intermediario, entre otras.

Es una tecnología muy reciente, y en el campo educativo han aparecido las primeras reflexiones de esta tecnología para ser aplicada en los centros. Antonio Bartolomé y José Manuel Moral han editado Blockchain en educación, cadenas rompiendo moldes. Posiblemente el primer libro, publicado en español, sobre las aplicaciones de la tecnología Blockchain en Educación.

Podéis descargar el libro gratuitamente desde la web de la colección.

Tal y como se comenta en el libro, esta nueva tecnología no va a representar un cambio en el modo como enseñamos y aprendemos tan importante como pudo ser la implantación de la escuela pública en el siglo XIX, pero va a solucionar algunos problemas, va a ofrecer vías de desarrollo a ideas largamente ancladas y nos va a permitir entender el futuro de otra forma.
Puede ser también que genere cambios en los actores más relevantes del sistema educativo. A largo plazo puede contribuir a una democratización o a una liberalización, pero también puede contribuir a poner el sistema en manos de empresas orientadas al lucro inmediato. No se puede predecir ni un futuro negro ni uno de color rosa. Pero algo va a cambiar.

Compartir en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Entradas relacionadas

Comienza escribiendo tu búsqueda y pulsa enter para buscar. Presiona ESC para cancelar.